No al boicot a Público

Público, nuevo periódico español

Esta mañana, cuando me dirigía al quiosco para recoger la prensa, como todos los días, extrañado por no ver por ningún lado el diario “Público“, salido reciéntamente, le pregunté al quisquero si lo tenía o no.

Su respuesta me dejó boquiabierto: “tengo el diario, pero no lo tengo a la vista, por que la Confederación de Vendedores de Prensa de España le está haciendo un boicot a este periódico“, no obstante me lo facilitó. Cuando le pregunté por el motivo de dicho boicot, su respuesta me dejó helado: “es que no se avinieron a poner el precio en un euro, como el resto de los diarios y, claro, nuestro márgen de beneficio es menor“.

Varios periódicos

Me respuesta fue, más o menos que, “hombre, vale menos, de acuerdo, pero si ustedes venden 20 diarios a 50 céntimos, su beneficio será mayor que si vende 5 de los que cuesta 1 euro, ¿o no?“. Me vino a decir que, “sí, es así, pero tenemos que trabajar más“. A mayor abundamiento, me indicó que un diario que tiene menor márgen de beneficio no se merece mayor exposición en el mostrador. (Esto es una cosa y otra muy diferente es esconder el diario).

No os podéis imaginar mi indiganación ante esta noticia, yo creo que los quiosqueros se están haciendo un flaco favor, vivimos en un país de economía de mercado en el que la oferta y la demanda deben funcionar como tal y, sí, ellos son libres de poner en los expositores más a la vista los diarios que más márgen de beneficio les dé, pero no a costa de “escondar otro diario”.

Además, los índices de lectura en este país, como es sabido es muy bajo, yo no creo que este tipo de medidas contribuya a aumentar la lectura, al revés.

Por otro lado, creo que hay intereses ocultos que ellos no quieren decir; por supuesto, indigué en Internet para conocer la veracidad de la noticia y, no se trata de un márgen “menor” de beneficio, sino que, simplemente, al ser más barato, obtienes menos -obviamente-, pero me remito a lo que dije unas líneas más arriba, si vendes más, al final, tu beneficio es mayor.

Además, nos están hurtando a los lectores, una pluridad informativa que, al final, nos enriquece a todos.

Este quiosquero me indicó que en Madrid y Cataluña el boicot (que, según él, no es tal) es un éxito total. Por lo que indigué, tengo que poner esto en duda.

Os dejo unos enlaces para que vosotros mis lectores opinéis. El Ángel de Olavide dejó una entrada estupenda en su blog saludando la llegada del diario. Por otro lado, ésta es la página de la Confederación de Vendedores de Prensa. Aquí, una entrada en PRNoticias que informa de dicho boicot al diario (e informa que no todos los quiosqueros la aplauden). Y las comisiones las podéis consultar en este otro sitio, de la Asociación de Vendedores de Prensa.

Anuncios
  1. Buena información. Es cierto que por el mismo acto de venta el kiosquero gana la mitad. Pero bueno, tambien le pasa eso con otro producto por el que obtenga con el mismo porcentaje mejor retribucion dado un precio de venta mayor. Es la ley del comercio. Creo

  2. no se por que- debi darle a una tecla- se cerro el comentario antes de terminarlo. Decia que los boicots en general son malos y que un producto no debe esconderse. Seria preferible por parte de los kiosqueros informar al público de lo que les ocurre pero sin mermar los derechos mas importantes que son los de la libertad de eleccion de los lectores. En Madrid por lo que veo el boicot no alcanza esa virulencia como la que te ha ocurrido a ti.
    En general los kiosqueros son un colectivo muy sufrido y muy cumplidor pero puede que alguna vez a alguno se les vaya la olla. Creo que al final lo que pasará es que Público termine por vender a 1 euro o que pague el doble de la comisión. Seria una pena cualquiera de las dos cosas: la primera por que se impediria seguramente que algun colectivo se anime a comprar periodicos, lo segundo por que demostrará que los intereses corporativos se imponen sobre los de mercado. Buen reportaje, Tomas.
    Un saludo

  3. ¡Ja, ja, ja! A mi a veces me pasa eso también.

    Además de lo que tú bien comentas, lo que me entristece es lo mal que funciona la economía de mercado en este país. En una libre competencia los precios suben y bajan. En el RU y en EEUU se han llegado a vender periódicos a precios irrisorios para arrebatarle lectores a la competencia, pero al parecer en España no funciona así.

    ¡Gracias por tus halagos!

    Un saludo.

  4. Hola Tomás!

    No sabía nada de lo del periódico “Público” me he quedado sin palabras delante de tal actuación por parte de los vendedores de prensa.

    Gracias por tu estupendo reportaje.

    Y mil felicidades por tu Aniversario con Blueberry!!!

    • Mariano
    • 7/10/07

    Hola Tomás, como sufrido vendedor de prensa me permito ampliar tus conocimientos con la información que te facilito a continuación.

    El asunto de Público se puede observar desde distintas perspectivas y es más complejo de lo que a simple vista parece. Quisiera apuntar algunas de ellas:
    – La venta de prensa y revistas no es un mercado libre como tal. El PVP lo fija el editor (fabricante del producto en este caso, aquí no funciona la oferta y la demanda). El vendedor de prensa está obligado a adquirir el producto (periódico) a un distribuidor que ostenta la exclusiva en su zona, y por lo tanto, una clara posición dominante frente al vendedor de prensa. El descuento (margen de beneficio) lo pone el distribuidor (normalmente el 20% pero en muchas ocasiones es inferior 18,19%, os lo demuestro con albaranes si hace falta), hay que pagar una fianza (de 3.000€ para arriba) al iniciar la actividad, y los portes correspondientes semanalmente. No hay un marco legal y normativo que ampare la relación comercial entre distribuidor y vendedor, legalmente casi estamos en tierra de nadie (a los gobiernos no les ha interesado o no han podido regular este sector), es la ley de la selva. La única defensa de la parte débil (kiosquero) es la unión de todos para adoptar medidas de fuerza que nos permitan defendernos de los fuertes (distribuidores y editores) y poder velar por nuestros intereses.

    – Si el cliente de prensa de 1€ se pasa al periódico de 50 cént. has trabajado lo mismo, con los mismos gastos y has ganado la mitad que antes, total: la ruina.
    Nada garantiza que vayas a vender dos periódicos de 50 cént. por cada uno que pierdas de vender a 1€.

    – Si el periódico de 50 cent. funciona, los grupos editoriales, propietarios de la prensa de 1€, harán lo mismo bajando el precio o sacando al mercado periódicos de 50 cent. para no perder lectores (éste es el negocio, tener muchos lectores para cobrar la publicidad), total: otra ruina para el vendedor de prensa.

    – El vendedor de prensa no tiene ninguna influencia sobre los índices de lectura. Eso se aprende en la familia, en los colegios, con una buena educación y con menos televisión y videojuegos .

    – El incentivo por unidades vendidas siempre beneficia al que más vende (buena ubicación, clientela más rica etc.) y poco aporta a los menos afortunados, si acaso un agravio comparativo más.

    – Vivimos de la venta y vendemos la prensa sin importarnos la línea editorial o la ideología de cada cabecera. El problema con Público es puramente económico y por tanto de rentabilidad de nuestro negocio, que es el qué nos da de comer.

    Es mi perspectiva y opinión personal.
    Un saludo
    Mariano D.

  5. ¡Hola Montserrat!

    Gracias por tus comentarios.

    Un saludo.

  6. ¡Hola Mariano!

    ¡Bienvenido a mi blog! Antes que nada, quiero indicar que nada más lejos que mi intención de atacar al gremio de vendedores de prensa (¡faltaría más!). Tengo grandes amigos entre los vendedores y conozco de primera mano los problemas a los que os enfrentáis. No sé desde dónde me escribes, pero en el área de Vigo el problema con la distribuidora además de grave es, lamentablemente, crónico.

    Lo que yo critico es la forma de “boicotear” a este diario, sinceramente creo que no lo hacéis de la forma más correcta. Creo que colocando un cartel en la puerta o en un sitio visible o haciendo movilizaciones y, sobre todo, informando a la opinión pública, hubiera sido más elegante y, probablemente, más efectivo.

    Si esto hubiera sido así, de entrada, probablemente yo me lo hubiese pensado dos veces a la hora de adquirir el diario.

    Tienes razón, cuando indicas que “nada garantiza que vayas a vender dos periódicos de 50 cént. por cada uno que pierdas de vender a 1€”. Es cierto, pero no es menos cierto que nada te garantiza que no vaya a ser exactamente al contrario, eso se verá con el tiempo, ¿no?

    Por experiencia cercana veo que hay gente que está cogiendo este diario, cuando antes no cogía ninguno (aquí no estás perdiendo 50 cent, los estás ganando). La gente que cogía otros diarios, por lo general, seguirá haciéndolo. Y otros (este es mi caso), estamos cogiendo nuestro periódico de siempre y el nuevo diario (a mis dos quiosqueros de referencia les estoy haciendo ganar 50 cent. más y en el caso del domingo, 1 € más).

    La gente del gratuito es, por lo general, gente que antes no leía nada o que no tiene el interés por gastar un duro en un diario, pero “si me lo regalan, oye, ¿por qué no?”. Conozco algunos casos de estos. Entre la gente del gratuito también hay lectores en el autobús (entre los que me incluyo), pero que cuando estás en casa o en la oficina, te apetece leer algo más profundo y elaborado.

    Estoy también de acuerdo contigo en que el hábito de la lectura se aprende en la familia, en el colegio, etc., y no con videojuegos o la televisión, pero ya sabemos de qué pie cojea este país: aquí nunca se fomentó la lectura, ni ahora, ni hace veinte años.

    En mi casa nunca faltó un periódico, en inglés o en español, deportivo o local, lo que fuera. En EEUU el periódico es materia de estudio desde los primeros años para que te familiarices con ellos. En España, en el instituto y malamente. Es triste, pero es la realidad. ¡¡¡Yo aún añoro hoy en día el New York Times (en papel, claro, Internet es otra historia)!!! Pero volviendo al objeto de mi “post” esto es harina de otro costal, yo no estoy cuestionando el sistema educativo español, sino la forma de hacer determinadas cosas.

    Para finalizar, lo que me extraña profundamente es que la “libertad de precios” no haya llegado a este país en esta materia. Hace décadas que hay guerras comerciales en Francia, en el RU, en EEUU y no sigo: mis tiros iban por ahi. Y normalmente suelen beneficiar las ventas de prensa (adhiriendo a las ventas al que no compra, no al lector fiel que seguirá comprando el diario independientemente del precio).

    Vuelvo a agradecerte tu visita y tus puntos de vista que valoro muy profundamente.

    Un saludo.

    • Mariano
    • 12/10/07

    Hola Tomás:

    En ningún momento deduje de tus palabras ataque u ofensa, tenlo por seguro.
    Nací y me crié en tierra de antiguos arrieros, cruce de vías augustas y caminos jacobeos, y ahora vivo al otro lado del Sil, bajo la atenta mirada de un castillo Templario.
    El problema con las distribuidoras, dado su carácter de exclusividad y por tanto la fácil tentación al abuso, es general en este sector.

    Por septiembre, a la vuelta de las vacaciones, las editoriales nos inundan con su avalancha de coleccionables; primeros números baratos, entre uno y tres euros; muy tentadores para que los compres; y al abrirlos… ¡ chás!, la hoja cual metal afilado que se hunde, por la espalda, entre las costillas flotantes del vendedor de prensa. Como has adivinado es la famosa hojita para que te suscribas; suscríbete, no seas tonto, te regalamos la segunda entrega, y también el expositor, ¡suscríbete!, te dicen. No seas tonto; no vuelvas al kiosco, que se fastidie el kiosquero, piensa en lo que te ahorras, el kiosquero ya te vendió el primer número ahora cómpramelo a mí, te descuento el 20%, suscríbete que voy a ganar mucho más que si lo compras en el kiosco, ¡suscríbete!, te dicen.

    ¿Te das cuenta, Tomás?

    La editorial, (fabricante del producto), me utiliza para acercar el coleccionable al cliente y a continuación trata de robármelo. ¿Se debe consentir esto? ¿También pasa en Nueva York así?
    Yo le explico al cliente que este proceder es una competencia injusta contra la que no tenemos defensa, a lo cual el cliente te compadece, asiente, te da una palmadita en la espalda y luego se suscribe; pues no vuelve a comprar la segunda entrega.
    Tengo un par de carteles y unas octavillas que las doy al cliente que me compra coleccionables, dicen así:

    “Estimado cliente:
    Si lo desea, le reservamos las publicaciones y coleccionables que nos indique para de este modo asegurarse que no le faltarán fascículos:
    – Sin compromiso. No paga nada por adelantado, cuando no quiera más nos avisa y ya está.
    – Comprueba el producto al momento, si estuviera defectuoso se lo cambiamos al instante. No se arriesga a que lo deterioren al introducirlo en su buzón o que tenga que desplazarse a la oficina de correos a buscarlo.
    – El dinero de su compra circulará y contribuirá a crear riqueza en su barrio, ciudad y comarca. Quedará aquí.
    – No necesitamos sus datos personales y bancarios. Por lo tanto, no los incluiremos en ningún fichero automatizado, ni los vamos a ceder o vender a terceros, y por supuesto, no le vamos a enviar publicidad a su domicilio, su móvil o su e-mail.
    Quedamos a su disposición”

    Y sinceramente, no sirve de mucho.
    Con esta argumentación pretendo decirte que el cartel en la puerta o en un sitio visible no hubiera sido más efectivo para la mayoría de la gente.

    En cuanto a que a tus kiosqueros les haces ganar 50cént. a mayores, quisiera puntualizarte que en la venta de un diario ganamos el 20% bruto del PVP sin IVA. Es decir, en un diario de un euro me quedan 19,60 cent. de beneficio, con los cuales tengo que pagar; el recibo de autónomos, los portes que me cobra la distribuidora, lo que me roba la distribuidora, la renta del kiosco o del local comercial, los impuestos, y con lo que sobra tenemos que vivir mi familia y yo. Evidentemente, si el diario vale 50 cént. el beneficio se reduce a 9,80 cent. por diario vendido siendo los gastos los mismos.

    Te supongo una persona culta y de mundo por lo cual me gustaría me informaras de cómo están los kiosqueros de otros países.

    Estoy encantado de visitarte y darte mi punto de vista, hoy más extenso de lo normal, pues es un día de esos que ni es viernes ni es domingo , es decir no vendo ni un duro y me sobra tiempo para darle a la tecla.

    Un saludo
    Mariano D.

    • Antonio C Leganes
    • 14/10/07

    Boicot a publico,

    Me parece indignante ese punto de vista mercantilista de mi derecho a informarme.

    Los kioskeros disfrutan de una licencia publica para poder vender en la calle, que les concede un derecho a vender y que les implica unas obligaciones. A mi no me dan el 20% bruto del producto que vendo a través de mi sueldo ni de coña.

    Si esta estipulado ese margen del 20% como ingresos, me parece correcto, pero lo que no me parece correcto es que se discuta que es poco porque alguien quiera vender sus productos mas baratos, evidentemente ustedes estan coludiendo para alterar el precio de las cosas por su propio interes y por si no lo saben eso puede ser constitutivo de delito en este pais.

    ¿Que pasaria si todos los vendedores de pan nos pusieramos de acuerdo para subir el precio del pan porque nos parece demasiado bajo y nuestros margenes pequeños?, o ¿que pasaria si lo hicieran los vendedores de leche, o los de petroleo?, seguro que no les haría tanta gracia.

    Yo por mi parte, que soy consumidor de periodicos a diario (compro pais y el mundo) todos los dias he iniciado mi boicot personal. Todos los dias intento adquirir el periodico PUBLICO en Leganes desde que salió y como no me lo venden no compro ninguno de los que solia comprar. Ahora lo compro en Madrid en lugar de Leganes, premiando asi a los kioskeros que hacen su trabajo.

    Si todos los lectores, nos pusieramos de acuerdo en fomentar esa practica, su colusión.

    Un saludo,

    Antonio C

    • Mari
    • 15/10/07

    Antonio C:
    Un kiosko es una tienda.
    Todas las tiendas venden lo que les interesa (por el motivo que sea), y eligen lo que quieren vender.
    No existe ninguna tienda en España que tenga todos los productos que existen del ramo que sea la tienda.
    NINGUNA PANADERIA VENDE TODAS LAS MARCAS DE PAN DE MOLDE O TOSTADO.
    ¿Tu vendes todas las marcas de pan o de leche?
    Si tu en tu panaderia vendes las marcas de pan que te da la gana (por que ganes mas, o porque te caiga mas simpatico el representante de una determinada marca, o porque lo que sea), un kiosko, o un bar, o una ferreteria tiene el mismo derecho que tu a vender lo que quiera.
    ¿Que pasa si yo quiero comprar el pan Panrico en tu panaderia, y tu vendes Bimbo?
    ¿Por que le haces boicot a Panrico?
    Los panaderos disfrutais de una licencia publica para poder vender en un local, que os concede un derecho a vender y que os implica unas obligaciones.
    Ademas tu le pones al pan de molde, a la leche etc, el precio que te da la gana.
    Si todos los compradores de pan dejaramos de comprar en las panaderias que haceis boicot a Panrico (como la tuya)……. pues tendrias que cerrar.
    P.D:
    Lo de Bimbo y Panrico es solo un ejemplo, no se que marcas vendes en tu panaderia, lo que si se es que TU NO VENDES TODAS LAS MARCAS QUE EXISTEN ni de pan, ni de leche, ni de nada.
    Por lo tanto estas haciendo un boicot a las marcas que no vendes.
    Espero que nos des una explicacion de por que tu haces boicot a las marcas de pan, de leche, de yogures, de cereales, etc que no te interesa vender en tu panaderia.
    Es muy facil ver la paja en el ojo ajeno, y no ver la viga en el propio……
    Saludos.

  7. ¡Hola Mariano!

    Te respondo a tus preguntas por e-mail, si te parece bien.

    Un saludo y gracias por visitarme.

  8. Hola Antonio C.

    Bienvenido a mi blog. Gracias por tus comentarios. Permíteme que me muestre en desacuerdo con uno de tus puntos de vista en tu comentario.

    Es discutible que sea o no mercantilista la argumentación de los quiosqueros, pero esto es tan aplicable a otros sectores como en ese y, ¡desde luego! a la venta del pan.

    No sé cómo será la situación en Madrid, pero desde luego en Pontevedra la situación es de una concertación en los precios (sobre todo, con la subida de los mismos) indignante y esto, amigo mío, también es delito, pero a nuestras autoridades parece importarles bien poco, que miran para otro lado, pero bueno, esto pasa en muchos sectores y no pasa nada. (Y se me ocurre también, ya que estos días es noticia, la subida de los tres operadores de móviles, en febrero, que según la CMT, un organismo público, no fue concertada, pero en cambio ahora los llevan a los tres a los tribunales…).

    En todas partes se cuecen habas, ¿no crees? En cualquier caso, tu postura me parece coherente con tus ideas y respetable (en el derecho a la información coincidimos, desde luego).

    Un saludo.

  9. Hola Mari,

    Bienvenida a mi blog y gracias por tus comentarios.

    Antes de continuar, me gustaría aclararte que, en mi blog, no admito ataques personales: tus comentarios rozan la línea y la próxima vez me veré obligado a no publicar tus comentarios (sobre todo, la última línea que está de más y, desde mi punto de vista te descalifica).

    No estoy de acuerdo con que un kiosco es una tienda, por que, al menos en este país, no es así, salvo que hayan cambiado las reglas del juego y yo no me haya enterado.

    En un kiosco tú esperas encontrarte la prensa local, la deportiva y la de difusión nacional, salvo que la misma se encuentre agotada, obviamente, esas son las reglas. En una tienda, puedes encontrarte o no con algunos productos, cuentas con ello de antemano y sabes que, si no encuentras algún producto, te vas a la competencia, así de simple.

    Pero eso no es boicot, eso es simplemente capitalismo, la oferta y la demanda.

    Boicot es: Excluir a una persona o a una entidad de alguna relación social o comercial para perjudicarla y obligarla a ceder en lo que de ella se exige. Y también: Impedir o entorpecer la realización de un acto o de un proceso como medio de presión para conseguir algo. (las definiciones son de la RAE).

    Una persona que elige vender un producto sí y otro no, lo hará libremente, por interés económico o como quieras verlo, y tú tienes la libertad de ir a otro sitio por tu producto favorito.

    Dejar de vender (y esconder) un diario por que el editor no se aviene a subir el precio por interés del gremio de vendedores de prensa, en contra del interés propio (mercantil u otro), para perjudicarlo y obligarlo a subir el precio, eso, amiga mía, se llama BOICOT.

    Un saludo.

  10. Lo que no se puede es correr contracorriente. La prensa del futuro está en internet y es gratis. La prensa en papel, la del quiosco que no la gratuita, tiene que desaparecer cuanto antes. Es un arcaicismo.
    Yo no compro periódicos desde hace tiempo y estoy orgulloso de ello. Por supuesto, ahora los leo todos, no como antes que sólo leia uno o a lo sumo dos. Ese es el gran avance.
    Antes leia el País y, a lo sumo, hojeaba otro. Ahora leo El País, El Mundo, ABC, el Avui, el Diario de Navarra, La verdad de Murcia, Le Monde, Libération, Le Soir, el NY Times… Creo que he ganado, y sin necesidad de quioscos…

  11. Hola Alberto,

    Bienvenido a mi blog. Estoy de acuerdo contigo en que no se puede ir a contracorriente.

    Dicho esto, no estoy de acuerdo contigo en, al menos, dos aspectos.

    Primero, no todo el mundo tiene acceso fácil a internet y, sin ir más lejos, aquí en Galicia, que se supone forma parte del Primer Mundo, pero depende para qué, pues hay sitios donde llega la telefonía vía radio y de internet, ¡ni te hablo!

    Yo alabo Internet como nadie, llevo once años siendo internauta y, además, es una de mis herramientas de trabajo, pero el olor del papel cuando pasas las hojas, eso no te lo quita nadie.

    Y perdona que te diga esto, pero de gratis ¡nada! Se financian vía publicidad que terminarás pagando indirectamente.

    ¡¡¡Por supuesto que con Internet todos salimos ganando!!!

    Saludos.

  1. No trackbacks yet.

Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: