Injusticia de Justicia en España

Vigo, 16 de enero de 2009, se conoce la sentencia para un conductor sin carné de conducir, a más de 130 Km/h que mató a dos personas, entre ellas a una niña de nueve años cuando volvían de celebrar una fiesta de primera comunión: un año y nueve meses en prisión.

Madrid, 28 de diciembre de 2008, el Juez de Instrucción nº 14 de los de la Capital envía a prisión a unos chavales que robaron unas pizzas “sin tocar” al repartidor, a quien con el susto se le cayó la moto al suelo, denunció a la policía los hechos y se encontró a los chavales en el mismo sitio, sin las pizzas a las que le dieron buena cuenta. Valor de lo sustraído: 25 euros. Llevan un mes en prisión. Posible condena: de dos a cinco años por robo con violencia.

Algo falla en la Justicia de nuestro país, pero juzguen por ustedes mismos.

Vídeo en la Televisión de Galicia, Telexornal Serán 03/02/2009 (en gallego).

Anuncios
  1. Más sobre Justicia…

    RAFAEL JIMÉNEZ DE PARGA, EN EL BANQUILLO EL 5 DE MAYO PRÓXIMO,
    Y REVOCAN EL TERCER GRADO A LUIS PASCUAL ESTEVILL.
    INSISTIENDO EN LOS 30 AÑOS DE LA GRAN CORRUPCIÓN BARCELONESA.

    Rafael del Barco Carreras

    27-04-09. !!! HAN PASADO QUINCE AÑOS!!! No puedo menos que recomendar y adjuntar parte del artículo publicado hoy en EL CONFIDENCIAL, firmado por Antonio Fernández. Y no comentaré… en http://www.lagrancorrupcion.com y http://www.lagrancorrupcion.blogspot.com está más que claro en manos de que gentuza caí, Luis Pascual Estevill, Juan Piqué Vidal, Rafael Jiménez de Parga, abogado del Ayuntamiento de Narcís Serra… y demás… el porqué de mis tres años “preventivo” en La Modelo. Han pasado casi treinta años, algo clarea, pero poco… y de lo del artículo (cuyos créditos bancarios provenían del Banco Garriga Nogués, o sea, Javier de la Rosa… QUINCE años!!!… de juzgado en juzgado, de sobreseimiento… a más corrupción… hasta que algunos JUECES Y FISCALES dignos… que por lo que veo también los hay, !a mí no me tocaron, más mala suerte la mía!…

    http://www.cotizalia.com/cache/2009/04/27/noticias_64_supremo_sienta_banquillo_antigua_cupula_banesto_denuncia.html

    El próximo día 4 de mayo, el ex presidente de Banesto y actual consejero delegado del Santander, Alfredo Sáenz, y el ex director general, José Ángel Merodio, se sentarán en el banquillo de los acusados. Al día siguiente, lo harán el ex director regional de Banesto en Cataluña, Miguel Ángel Calama y el abogado externo del banco Rafael Jiménez de Parga. ¿El motivo? Cuatro delitos continuados de acusación y denuncia falsa y un delito continuado de estafa procesal en grado de tentativa, según las acusaciones particulares y la calificación del Ministerio Fiscal.

    Es uno de los flecos que todavía colea y que está relacionado con las delictivas actuaciones que el ex juez Luis Pascual Estevill había desplegado desde los juzgados barceloneses en su época de mayor gloria. Y de un tema que la Audiencia había archivado hace unos años se ha llegado al banquillo de su Sección Tercera porque el Supremo ordenó proseguir el caso hasta el final, hasta la última depuración de responsabilidades.

    Ciertamente, los designios del destino son inescrutables. El Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) acaba de estimar un recurso de la fiscalía y ha anulado el tercer grado penitenciario al ex juez Luis Pascual Estevill, condenado por prevaricación y por delito fiscal. El ex magistrado gozaba de los beneficios del régimen abierto desde noviembre pasado, cuando la Generalitat de Cataluña le permitió salir de la cárcel y volver a ésta sólo para dormir.

  2. 7-05-09 CONTINUACIÓN JUICIO EN BARCELONA POR EXTORSIÓN Y DENUNCIAS FALSAS.

    ACUSADOS, RAFAEL JIMÉNEZ DE PARGA Y ALFREDO SÁENZ ABAD.

    Rafael del Barco Carreras

    Ayer declararon, Modesto González Mestre, presidente ejecutivo del Grupo Harry Walker, y Pedro Olabarría, accionista minoritario de ese Grupo. De los dos, el Juez Luis Pascual Estevill, por querella presentada por el abogado Rafael Jiménez de Parga a encargo del Banesto, ordenó su detención e ingreso en prisión. Septiembre de 1994. Salieron a los tres días, y a la pregunta de si pagaron al juez, el presidente interrumpió por no pertinente, pero quedó claro. El banco no cobraría, pero cobraron juez y abogados.

    González aseguraba que no supo de esos créditos hasta poco tiempo antes de su detención. Los 639.000.000 de pesetas reclamados ni siquiera estaban contabilizados. Que Banesto era el banco del Grupo, con créditos documentarios para las importaciones y descuento de papel comercial. Que las relaciones bancarias las llevaba el jefe de administración. Que jamás se habló ni firmó ninguna póliza de crédito. Que nunca le pidieron avales, y ni se hubiera atrevido a pedirlos a los accionistas, pues todos eran minoritarios y ajenos a la administración.

    Me extrañó que no mencionara los tiempos en que dominaban Harry Walker, Eduardo Bueno (el candidato a la Generalitat en los 80 por la Alianza Popular de Fraga con el eslogan “Bueno para Cataluña”) y Javier de la Rosa desde Banco Garriga Nogués, y las decenas de miles de millones en créditos de donde con seguridad provenía la cantidad reclamada. Con leer los varios libros sobre el tema se hubiera documentado.

    Nombraba al anterior Director Regional del Banesto, Xercavins, a su jefe de administración, a un Guardans, fallecido, consejero regional del Banco, y un tal Pie, cuyo estado de salud imposibilitaba su presencia. Un juicio a la antesala de un geriátrico, y repaso a mis “Barcelona, 30 años de corrupción”.

    Acentuó que después de los tres días de cárcel su vida fue una ruina, en tratamiento psiquiátrico hasta el presente. Presentó la suspensión de pagos, y dimitió ante la segura desaparición del Grupo. Declaración oscura, de difícil entender, de un hombre vencido por la vida. El polo opuesto de la brillantez técnica de los acusados banqueros.

    El reverso, Pedro Olabarría, aunque tampoco mencionó el origen de los problemas del Grupo Harry Walker, se centró en que la querella era una fabulación de los nuevos directivos de Banesto (intervenido por el Banco de España en 1993) y de su abogado Jiménez de Parga. Que el Banesto, banco de referencia del Grupo, sabía mucho más que él de Harry Walker. Que le conocían por ser cliente de pasivo. Que el acusado Merodio (amigo de sus tiempos en Banca Catalana, y él, presidente ejecutivo de la Motor Ibérica vendida a Nissan), directivo del Banesto, le presentó al otro acusado Calama, nuevo director regional del Banco. Que tenía en el banco entre otras partidas una de 400 millones de pesetas a plazo, sin relación alguna con Harry Walker, y que retiró a los pocos meses. Que se inventaron lo de Grupo Olabarría, que nunca existió, y que jamás perdonaría ni el daño causado por su detención, ni menos los tres días de cárcel.

    No pedía cantidad por daños, solo el castigo para los culpables y su rehabilitación social. Una intervención brillante y coherente, aunque los abogados de los acusados marearan la perdiz con que el Grupo Olabarría fuera el gestor del Grupo Harry Walker, ateniéndose a dimes y diretes, y sin más documentación que unas sospechosas carpetas internas del Banesto con lo de “Grupo Olabarría” y un organigrama compuesto por el Banco, que rebatió por evidentes inventos.

    Se mencionó la próxima declaración del ex Juez Luis Pascual Estevill, y pospuesta para la siguiente sesión la declaración de los hermanos Moreno, socios de Pedro Olabarría, y ordenada su prisión..

  3. 8-05-09 JUICIO EN BARCELONA POR EXTORSIÓN Y DENUNCIAS FALSAS.

    ACUSADOS, RAFAEL JIMÉNEZ DE PARGA, ALFREDO SÁENZ ABAD Y OTROS.

    Rafael del Barco Carreras

    Cuarta jornada. Declaración de José Ignacio Romero García, ingeniero. La escena, domingo por la noche del 10 de SEPTIEMBRE de 1994 en el Juzgado n. 10. Ante el juez Luis Pascual Estevill y el abogado de Banesto, Rafael Jiménez de Parga. Pagando 25 millones de pesetas y prometiendo otros 25 para cuando su hermano Luís y su socio Olabarría salieran de prisión. Prueba documental, el acta firmada solo por Pascual y Jiménez de Parga, repleta de “pruebas” de pura invención, y añadida posteriormente al sumario. Demostrado en el juicio del 2004, condenados el juez y abogado Juan Piqué Vidal, que las operaciones mercantiles citadas eran TOTALMENTE FALSAS. La amoralidad al límite. Tan amoral que la fiscalía insistió en la ausencia de fiscal en aquel acto de EXTORSIÓN, CHANTAJE, PREVARICACIÓN, y FALSIFICACIÓN. De aquel juicio se libraron, es de suponer por CORRUPCIÓN, los cuatro acusados sobre los que el SUPREMO ordenaba depurar responsabilidades.

    El abogado del testigo, el mismo presente en aquella ocasión, sabía que leía la pieza y prueba sin discusión, y se explayó en el COHECHO y PREVARICACIÓN hasta que el presidente le advirtió que esos delitos ya estaban probados y sentenciados.

    Declarado Jiménez de Parga que se limitó a defender los intereses de su cliente el Banesto, y la brillantez con que los tres banqueros acusados derivaron a “otros” la responsabilidad de la presentación de la querella, dudé muy mucho del final de este juicio. Añadiendo la oscura declaración (por su estado físico) del presidente ejecutivo del grupo Harry Walker, y aunque brillante pero no clarificadora de Pedro Olabarría, creando mi duda profesional de que sus operaciones de pasivo con el Banesto pudieran tener relación con los créditos concedidos a la firma, la declaración de los hermanos Romero García, se me presentaba total y contundente. Uno, detenido e ingresado en prisión, y el otro, librado de la detención porque estaba esquiando, y acudiendo rápido a lo que a su entender era una barbaridad.

    El primer declarante, Luis Fernando Romero García, sin duda alguna, él jamás tuvo relación bancaria con BANESTO, puesto que por un tema de muchos años atrás juró no entrar en su vida en ese banco. Que a los acusados Sáenz y Merodio, les conocía, y hasta con personal amistad cuando trabajaban en Banca Catalana, su banco de referencia entonces, y que Merodio le presentó ya en el Banesto al nuevo director regional, el otro acusado Calama, pero que por su posición de aversión al banco no quiso operar.

    Resumiendo, sin conocer denuncia ni cargos, tras una simple citación el día anterior, le detienen el 8 de septiembre de 1994, a las ocho de la mañana, y directo al juzgado de guardia de detenidos. Breve declaración ante Pascual Estevill, y a prisión.

    Su hermano, José Ignacio Romero García, más de lo mismo, jamás firmó nada ni negoció con Banesto. Librado por casualidad de la detención, se lanzó a que los banqueros ex amigos y Jiménez de Parga retiraran la absurda denuncia. Ante Pascual, la noche del domingo, después de aguantar unas horas en que al parecer juez y abogado acusador se fueron a cenar, pagó lo convenido horas antes, firmando el juez un auto por el que los hermanos y Olabarría pasaban de decretada prisión a libertad con fianza. Acentuó que allí, ni en todo el fin de semana se hablara de pagar a Banesto, al que no debían nada, sino de pagar por la LIBERTAD.

    Los declarantes querellados, que solo pedían un euro de indemnización, insistieron en su única pretensión; que se hiciera Justicia ante el abuso de PODER E IMPUNIDAD de un juez y abogado corruptos, máximas estrellas entonces en su profesión, añadidos al inmenso de la gran banca, representada por Sáenz Abad, poder absoluto en el Banesto entonces intervenido, y único que podía dar la orden de interponer o retirar la denuncia.

    Hombres de 70 años con clarividencia, dinero, y empuje suficiente, para seguir con su acusación hasta “donde haga falta”. Señorías, una vez librados de la cárcel, y sobreseídos los cargos, pensé infinidad de veces en retirar esta denuncia y procedimiento, pero mandaron los sentimientos… ni mi hermano ni yo, ni toda nuestra numerosa familia, olvidará aquel fin de semana… jamás. O algo muy parecido.

    Al oírle me recordé 30 años atrás, en manos de aquellos dos sujetos, justificando mi lucha actual…www.lagrancorrupcion.blogspot.com

  4. 15-05-09 VISTO PARA SENTENCIA EL JUICIO A RAFAEL JIMÉNEZ DE PARGA, ALFREDO SÁENZ ABAD Y OTROS,

    Y LA PRESENTACIÓN DEL LIBRO DE VICTOR SAURA “LA CATALUNYA MES FOSCA”.

    Rafael del Barco Carreras

    Un día intenso. Me temí que la anunciada variación de conclusiones provisionales del fiscal liquidara el juicio. Lo sucedido el 2008 con Gran Tibidabo (Port Aventura), que los pactos entre la fiscalía y las partes acabaron con lo que soñé un repaso y hasta bendición a mi “Barcelona, 30 años de corrupción”. Pero no, la Fiscalía mantenía la acusación, aunque rebajada de los nueve años iniciales a tres años y medio de cácel para Rafael Jiménez de Parga, Alfredo Sáenz Abad y Miguel Ángel Calama, y retiraba la acusación a José Ángel Merodio.

    Seis horas de fiscal, dos abogados acusadores, y cinco defensores. Terrible. Los dieciséis oyentes se convirtieron en los seis habituales después de oídos los cargos. Extorsión, denuncias falsas y estafa procesal.

    Se juzgaba a mis “abogados” y a la “banca” en el “todo vale”. Y la idea de que yo fui la primera víctima del conjunto, que cobrando de Javier de la Rosa, sustituyeron culpables, me martilleó toda la mañana. Si durante el juicio me sentí un espectador, he de confesar que las defensas me alteraron. El argumento de que las falsedades en la denuncia eran simples errores de los que Rafael Jiménez de Parga pedía disculpas, o de que en definitiva los culpables eran los denunciantes porque estafaron al banco, me enervó.

    El abogado de Merodio le dio la vuelta al calcetín, el juez Pascual Estevill con su actuación alteró la querella del banco reclamando 639 millones a los ahora acusadores, acabando sobreseída. Perjudicó, pues, al Banco, los acusados ahora. Cortando y pegando a su gusto del libro, Estevill y “El Clan de los Mentirosos” de Félix Martínez, su tono crecía. Pretender quince años después, decía, que tanto Rafael Jiménez de Parga como los banqueros pagaran por los delitos del ex juez, que no reconoció en las declaraciones al presente juicio, y que entonces no solo nadie suponía sino que “todo el mundo” alababa sus actuaciones contra la gran burguesía catalana, acentuaba con exagerado énfasis, era un disparate.

    Con excelente oratoria obviaron años de relación del juez y abogado, las oscuras conexiones del propio Banesto y su filial Banco Nogués (dijo el abogado) real procedencia de los créditos renovados año tras año no reconocidos por los ahora acusadores, y mucho menos avalados, y lo peor, docenas de extorsionados que conocí en la cárcel, el “lo sabía toda Barcelona” confesado por el abogado Juan Piqué Vidal (condenado en el juicio del 2004 del que derivaba éste) y sobretodo el fatídico domingo en que o pagaban 50 millones para el bolsillo del juez y supuestamente de Rafael Jiménez de Parga, o no salían de la cárcel.

    Cuando a las siete y media de la tarde acudía a la presentación del libro “La Catalunya mes fosca” de Victor Saura aun me hervía la cabeza. Un bálsamo el ambiente de entusiastas y merecidos aplausos al autor y presentador, derivados a las víctimas y a mí en concreto. Paseo de Gracia, Librería Els Jardinets, frente al edificio del Banco Comercial Transatlántico, antes de la Guerra Mundial Alemán Transatlántico, y ahora absorbido por su propietario de siempre el Deustche Bank, donde me iniciara de empleado de banca por los 50. La primera vez que un gran conjunto de desconocidos reprobaba la versión esparcida y condenatoria en que me convirtieron en un réprobo, y con falsedades me encarcelaron y condenaron.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: